¡Anímate a participar! y a difundir tú obra abriéndote las puertas al mundo. A mayor número de participantes, mayor número de visitas y más difusión tendrá la obra aquí publicada. Para entrar a formar parte de esta casa, es tan fácil como leerse primero las normas del blog y participa en el blog.

31 de diciembre de 2014

Un año más


Un año más se termina
el pasado, pasado esta
en el deje penas, tristezas
desengaños, decepciones
llantos y amarguras,
pero olvidado se quedara.
También conocí gente especial
buena de corazón, pase momentos
hermosos llenos de felicidad.
Un año nuevo comienza las esperanzas
en el puestas están, con proyectos
nuevos que espero me llegaran.
Nuevos retos, nuevas ilusiones
puestas están.
Vete ya año viejo malas pasadas
me jugaste, y daño hiciste,
muchas lagrimas derrame
por gente que no vale la pena
ni mi llanto, ni mi querer
Mis ojos dejaste llenos de tristeza
pero ya acabo, el nuevo comienza
Espero no cometer de nuevo
el mismo error, seguro que no
porque de todo se aprende
Año nuevo llegaras ilusiones
nuevas nos traerás, la luna
de nuevo sonreirá juntos a las estrellas
y sus luceros esperan, tan ansiado ya
que llegues cargado de esperanzas
llegaste ya acompañado primero de la
la Noche buena, seguida del día de Navidad
y al nuevo año entraremos con lo
Reyes Magos trayendo sueños
regalos y sobre todo mucha paz
la deseamos para todos los rincones del mundo
que tanta falta hace ya, esa ansiada paz
Feliz Año Nuevo 2015 os deseo de corazón.

Autora Paquita Pedros Espinosa
España-15/12/2104
Reservados los Derechos de Autor

23 de diciembre de 2014

Feliz Navidad y mejor año 2015

FELIZ NAVIDAD Y MEJOR AÑO 2015


Hoy me levanté temprano
Mirando mi lotería
No ha tocao y lo sabia
Por eso yo la he rasjao
Estoy pensando? quizás
Mejor que no haya tocao
Con dinero en los bolsillos
Mi vida hubiese cambiao
Seria un cabrón millonario
Entre gente de postín
Abusando del obrero
Trabajando para mí
Acumulando dineros
Para dejarlos aquí.

© Andrés Ortiz Aguilera

19 de diciembre de 2014

El avance del tiempo


Desde el amanecer de aquel día
en el que difícilmente pudo dormir,
sintió que el reloj, avanza muy veloz.

En un instante, el segundero clamó
y tras ello su esfera se detuvo
sin motivo, sin coraje y sin razón.

El día se mostró encallado entre
la arena dolida y la nostalgia,
que poco a poco la tristeza reclamó.

Y emergió el mediodía y tras él,
algo acobarde, fue el atardecer,
envuelto en los abrazos de la noche
y una bella luna en cabestrillo.

Pero solo fueron escenas opacas
que un anciano día volatilizó
entristecido, dolido, afligido.

Sentía el cansancio sobre las horas
que limitaban su ya escasa fuerza,
y entonces, se detuvo su corazón.

© Nuria de Espinosa

17 de diciembre de 2014

Luz de luna en el sofá verde oliva


El furioso viento de la madrugada
ha arrastrado consigo
todas las densas y grises nubes
que cubrían el pesado cielo
desde hace dos largos días y,
con ellas, también se ha ido
la fría y persistente lluvia.
La pálida luz de la luna
decreciente
se refleja, azulada,
en el viejo sofá
verde oliva.

© Encarna Romero (España)
derechos autor: 2752606

16 de diciembre de 2014

Esos ojitos tristes

Porque tienen esos ojitos
esos niños, con esas caritas de penas
de tristeza, de hambre
Ellos no pidieron nacer,
y menos en un mundo tan cruel
esas manitas tendrían que estar limpias
como sus corazones, ellos no entienden de guerras
de crueldades, solo saben que tienen hambre
y no saben porque se ven así.
Esos niños son el futuro, eso dicen
Qué futuro les espera,¿ coger un arma
y disparar? ¿Esos son los juguetes
que tienen que tener armas y más armas?
No se dan cuenta del daño que les hacen
ellos no pidieron esa vida de maldad
de bombas de muertos y de ver sus familias
sin vida y verse solos sin saber qué hacer
se sienten perdidos y son almas triste
y sin saber por qué.
Sé que es poco pero hagamos en esta Navidad
poner un granito de arena, seamos
solidarios siempre hay alguna causa
donde podemos ayudar, para ti puede que sea
poco pero para ellos no.
En estas fechas como en todas
Los necesitan
Pongámonos por un momento en sus
corazones de niños, nosotros hemos
sido niños y sabemos los sueños
y ilusiones que se tiene.
Tal vez unidos con nuestros poemas
algo podemos hacer, tal vez
los Reyes Magos hagan esa milagro
no a todos pero tal vez a algunos
les llegue esta Navidad ese sueño
que llevan en su corazón,
tal vez es paz que tanto deseamos
llegue este próximo año 
tal vez…..

Autora Paquita Pedros Espinosa
España-15/12/2014
Reservados los Derechos de Autor.

11 de diciembre de 2014

Ocultos amores...

Tu sombra


De mi pluma tan remota,
de mi garganta temblorosa,
llega el inquieto silencio
de afonías y recuerdos.

Sé muy bien lo que presiento,
tu existencia es como un sueño,
mi angustia un sin sentido,
y tú sombra es un desatino.

Como aullar en la noche mí pena
si mi alma ha caído enferma,
y la oscuridad ya no transita.
Absurdo preludio, efímero llanto.

© Nuria de Espinosa

10 de diciembre de 2014

Palabras: son solamente palabras


Que nadan y flotan... refrescantes.
Que escupen llamaradas de fuego... queman.

Que vuelan y aterrizan... hacen soñar.
Que se atragantan en la garganta... causan dolor.

Que crecen y engordan... alimento de la mente.
Que se encogen y se esconden... subversivas.

Que salen con rapidez y frivolidad... inconsecuentes.
Que están llenas de saber... engrandecen el alma.

Que se estiran perezosas... hay un tiempo para hablar.
Que se esconden avergonzadas... es mejor no oírlas.

Que se escurren por la piel... saben a miel.
Que hieren como un puñal... saben a sangre.

Que se funden, se confunden... te gritan.
Palabras: son solamente palabras...

Encarna Romero (España)
derechos autor: 2739709

Amar a contracorriente

Amor que embistió
contra toda corriente
sin saber nadar
ni saber guardar
el agua del aceite
sensación que zozobró
en el ego imaginario
impresión que se fue...
como equívoco ceder
en repetido capricho.

Quisiera detener
la lúcida realidad
y llegar a expresar
lo que no pronuncié
al jactarse en mi ser
tu silueta de fantasía
¿Es qué tan solo fui...
un solitario callado
en tu mero capricho?

¡Se te antojó!...
y fuiste llama
que te incendia
y te abrasa,
mas yo, solo fui
el cortafuegos
de tu montaña
como el vino
fue al deseo
o el tiempo corto
a la esperanza.

Emprendí el viaje
del pecador ingenuo
al envolver de desprecio
mi ignorante titubeo,
diluyendo en amistad
el sueño del deseo.

Mar que embraveció
la balsa de mi calma
heridas que marcan
rocas en tu terquedad,
escollera que amortigua
y obtiene en su salve
el capricho del azar
sin poderlo parar.

Amar a contracorriente
es romper el oleaje
en el mar que sacude
la playa del sentimiento,
caprichos del destino...
en orillas de la verdad
historia que te encuentra
y que nunca cambiará.

*
Enrique Tamayo Borrás
Registro de propiedad intelectual.
© 2013 Safe Creative.1111260038388
Barcelona, España.

3 de diciembre de 2014

Quiero regalarte una bufanda de colores


Quiero regalarte una bufanda
tejida con las agujas de la emoción;
con todos los colores del arcoíris
y los hilos de los sueños
más profundos.

Quiero regalarte una bufanda
con la textura del terciopelo
y olor del jazmín a medianoche.
Quiero que con ella te abrigues
y que te acuerdes,
para siempre,
de mí.

Encarna Romero (España)
derechos autor: 2670493
dibujo: encarnaromero

Retorné al ocaso

1 de diciembre de 2014

Ella se deshidrata en olorosas lágrimas florales

Desde hace algunos días
dibujo una y otra vez
la misma flor.
Pero cada vez la dibujo
más marchita;
y tú me dirás:
¡todas las flores se marchitan,
claro está!
Sería lo normal si fuera una flor
de las de verdad;
solo que esta está dentro
de mis pensamientos.
Esta flor llora el desengaño
de una estación perdida,
de una primavera
que la ha abandonado a su suerte.
Ella se deshidrata
en olorosas lágrimas florales.
La desesperanza absorbe
su dulce fragancia.
¿a quién le importa que se deshaga
esa sencilla flor?

© Encarna Romero (España)
derechos autor: 2655977

27 de noviembre de 2014

Los vientos de la rabia

 
Que es un amanecer
que es una sombra que huye
una montaña lejana
esa que tapan las nubes.

Que es ese viento que pasa
sobre la copa del árbol
sobre una vida truncada
que se olvidó con los años.

Es la ceniza aventada
por los vientos de la rabia
un amanecer sin sol
una rosa deshojada.

Abandonada a su suerte
después que olieron su aroma
dejando esa flor ajada
y una vida destrozada.

Te robaron la belleza
te destrozaron el alma
te robaron los colores
te secaron las raíces.

Hoy la tierra está baldía
solo quedan los recuerdos
de aquella rosa temprana
esa que llevo en mis sueños.

CENTRO DE PARTICIPACIÓN ACTIVA LOJA-GRANADA
AUTOR: Andrés Ortiz Aguilera.

26 de noviembre de 2014

La noble dama de piedra oscurecida


 La noble dama de piedra oscurecida
"oculto y solitario, junto a la tumba oscurecida" (Karlfeldt)

Junto a la vieja tumba oscurecida
han nacido pequeñas flores amarillas.

En la soledad de la húmeda piedra
se ha arraigado la flexible hiedra.

La oscura y antigua lápida abandonada
parece transformada, de repente,
en una engalanada y noble dama.

Su chal está hecho de brillantes,
tiernas y verdes hojas enredaderas.

Sus zapatos son perfumados y suaves
narcisos silvestres amarillos.

Allí está ella, imponente, misteriosa:
la inamovible dama de piedra.

© Encarna Romero (España)
derechos autor: 2604940

Ni un segundo más.


Hombre sin alma y ruin
por atarme a ti
inventaste un mundo azul
al despertar del sueño todo era gris.

Tus seductoras palabras
eran agrias mentiras
dulcemente prometías amor sincero
y solo buscabas momentos placenteros.

Luché por alejarme
oculta entre las sombras de la noche
tú siempre me hallabas
por cobardía a ti regresaba.

Mi cuerpo no soporta tus caricias
los labios que ayer te adoraban
ahora aborrecen tu boca
a tu lado me falta la vida.

Se acabó el temor
es el  fin de esta pesadilla
ni un segundo más
seguiré en tu mundo

Magda Lluna
©Derechos reservados

25 de noviembre de 2014

Muelle de un recuerdo

Paseo por los muelles
me acompaña la noche
por silbido... su silencio
por su estrella... mi desvelo,
¿Por qué amarré tu amor
al muelle de mi demencia?
si la tentativa locura
fue mi exiliado deseo.

Misterioso es amar ¡Sí!
pero más allá del alma.
Que sigilosa me acaricia
como la estela de tu roce.
¡Oh, luz que aposenté
como una sacudida!
¡Oh, ...vigilantes!
Que anidan en mi mente,
corroyendo las estancias
de pasado y presente.

Muelles que amarran
indicios a la muerte,
murallas perennes...
que trastocan mi mente,
como el único albergue
entre su amor y mi riesgo,
sintiéndome naufrago
de mi propio sentimiento.

Crepúsculo que yace
sin poderlo contener
como el ave que emitió
su canto en mi recuerdo.

¡Mujer querida!
en el muelle del deseo
que se despidió de su luz
y se acogió a mi noche.
¡Mujer!¿A dónde te fuiste?
… sin mi despedida,
si arrastras en tu arena
los trazos de mi espera.

Quizás regrese...
al mar de tu recuerdo
a la sal de mi lamento
a las olas de tu tiempo,
las que nos mojaron
cuando eramos tiernos.
*
Enrique Tamayo Borrás

Registro de propiedad intelectual.
© 2012 Safe Creative.1111260038388
Barcelona, España.

Última parada


Ayer, el segundo milenio me extasiaba,
tan lejano, tan imposible.
Largo camino en que la meta se esfumaba,
¡Una anciana sería a los cuarenta y seis!
Con rápido viaje, las estaciones pasaron,
¡Cuántas primaveras, cuántos inviernos!
Algunos, no  pudieron esperar el nuevo siglo,
el  cansancio los durmió entre soles y lunas.
El dos mil llegó con brindis y abrazos,
vino acompañado de sueños y esperanzas,
 pasaron noches, pasaron días... y pasaron…
Se acerca otro año más y sigo estando,
pase los cuarenta, también los cincuenta
que, sin cuenta me llevaron a los sesenta.
La meta ya no se borra tras la calima,
son muchas la memorias, que entre brumas
aparecen pellizcando la vida y la despiertan,
porque aún hay lluvias, aún los pimpollos se abren,
el sol calienta y la luna me sigue,
todavía tengo mi sombra  de compañera.
La última parada se vislumbra no lejana,
estoica la esquivo con gambetas,
hasta que un cansino día, me acerque a la final.

©  Susana Beatriz Fondado

24 de noviembre de 2014

Las dalias de mi madre


Aquellas dalias, me acuerdo muy bien, las plantó mi madre.
Las había rojas como la sangre,
anaranjadas como las calabazas,
rosadas como las rosas (reinas en el lugar)
o blancas como si fueran
pequeñas nubes flotantes en el jardín.
La gente se paraba a contemplarlas y a admirarlas.
Las dalias se han marchitado
hace ya mucho tiempo.
Las manos que excavaron en la tierra húmeda
y enterraron los bulbos,
tampoco están ya.
Todo esto sigue vivo solamente en mi memoria
que también, poco a poco, se marchitará.
Los que pasan por aquella calle
y miran aquella casa con un patio vacío
nunca sabrán que allí ha vivido una familia
donde habían cuatro niñas,
un perro, unos cuantos gatos y un bello jardín.
Yo llevaré conmigo todos estos recuerdos
y me marcharé rumbo a la biblioteca
donde se los guarda con cariño:
más allá de donde se pueda mirar.

Encarna Romero (Barcelona)
derechos autor: 2586396

22 de noviembre de 2014

Imagino lo verdadero

Imagino sinrazón
y perturba mi pensar
como animo nublado
de cantos de tormenta,
… fina llovizna
de temprana primavera
imagino sin querer
sin un despertar
sin sacudir las penas
en la alborada.

Querer dormir´´
en la cruda realidad
convivencia triste
del tiempo actual,
consumido apetito
de una fría desgana
imagino y vivo...
"sueños alegres"
valor de despertar
una incierta jornada.

Imagino vaga sospecha
... serpenteada
de sutiles detectives
que cubren mi cama,
furtiva y relajada
antesala de mi sueño
al airear las sábanas
en sigilosa nostalgia.

Utopías de un mundo...
"sin maldad"
¡Iluso afán!...
de un memo idealista,
Quijote imaginario
fiador de mentiras,
imagino como verdad
castillos en el aire
y veo hipocresías
que rondan mis calles.

Imaginario sueño
desvela mi mente,
pesadilla sudorosa
de lo desconocido.
¡Despierto! con lo querido
y lo elegido,
y acaricio la verdad
de un sabio cobijo
sintiendo el amor
de quien está conmigo.

No existen nuevas
y ficticias teclas
cambiando el amor
que estuvo y retuvo
cuando es simiente
fuerte y convaleces.
Cruel y vil es engañar
al que te quiere
cuando entrega su vida
y su simiente.

Imagino seguir
en el mismo sentido
en el amor elegido
y en el mejor compartido
que trajeron avatares
alegres y amargos
jugando como siempre
lo mejor de un partido
y creciendo juntos
de un mismo equipo.
*
Enrique Tamayo Borrás.
Registro de propiedad intelectual.
© 2012 Safe Creative.1111260038388

17 de noviembre de 2014

La blanca Flor de Loto


En el centro de mi paz hay una blanca Flor de Loto.
Ella fluctúa: única, límpida, suavemente perfumada.
Flota sobre el fétido lodazal de aguas paradas y turbias,
insalubre fango que la rodea e intenta robarle el olor.
Alrededor: el constante caos, la confusión y la oscuridad.
Solamente allí: en el centro de su silencio interior,
donde se callan las voces de los demás y la suya propia,
reina un estar eterno, un tiempo fuera del tiempo,
una música que se ve y un color que se oye.
En ese secreto rincón y misterioso lugar
hay una blanca Flor de Loto
flotando intemporal.

© Encarna Romero (España)
derechos autor: 2545616

De fémina guitarra

11 de noviembre de 2014

Secretos ojos

Hay otros ojos
por detrás de estos ojos
que te miran a los ojos.
Secretos ojos,
ocultas miradas:
admiradas,
gaseosas,
vaporosas.
Extraños ojos te miran
desde un lugar secreto.
Hay muchos ojos que giran;
se cierran y se abren...
Ojos escondidos tras otros ojos.

© Encarna Romero
derechos autor 2505499

Miedo a sufrir




Temo sentir el dolor en mi cuerpo
de cuando ella afila su frío acero,
causando el terrible sufrimiento
de no conquistar la paz en el cielo.

Por eso y por miedo a sufrir
que a veces deseo morir,
le pido que sea benevolente
que sea en calma y de repente.

Como si me acunara el viento
con su suave movimiento,
veo venir la guadaña
para sesgarme el cuello.

Es por mi deseo a morir
y por no querer sufrir,
que ella compasiva me visitó
dándome el beso de frío aliento.

Fue por tener tanto miedo
o por haber pedido el deseo,
que me visitó cuando dormía
dejándolo todo en un sueño.

Soñar con el abrazo de la muerte
mientras uno plácidamente duerme,
es un deseo compartido por la gente
a no sufrir y reposar eternamente.

Es un impulso a no pensar en morir
y a desear cada día el querer vivir,
a disfrutar cada uno de los momentos
sin importar el dolor que tengamos dentro.

A que cada instante sea primavera
respirando la fragancia de una flor.
una flor llamada pasión de amor
que inunde de vida nuestro corazón.

© Ramon Gaspar Escoda

10 de noviembre de 2014

Contrición


Aúlla el lobo a la luna.
El gallo le canta al alba.
Y nace la primavera
por detrás de la enramada.

Y una anciana mariposa
cansada, y pálidas alas,
a rastras, deja sus huevos
sobre mi roja esmeralda.
Ayer, sin mácula y virgen,
y hoy, de ilusión despojada.

Muerde amor, esa manzana,
fruto de lejanos sueños
que andando malos caminos
se fueron desvaneciendo,
lo mismo que desvanece
al sol, la nieve y el hielo.

¡Amor mío, muérdeme el alma!
¡Dame el calor de tus labios!
Quiero el roce de tu piel
como un eterno sudario

© Elías Castellano Blanco

9 de noviembre de 2014

Un pájaro diferente a los demás


El pájaro canta solitario.
Su canto no es como el de los demás.
Es melancólico y melodioso;
efímero como su propia vida
que pronto se apagará.
Su voz dejará de reverberar
nostálgicamente por el bosque.
El silencio de su ausencia
se hará notar de súbito;
pues, al no estar ya y no cantar,
su no presencia será
el triste recuerdo que quedará
de un pequeño pájaro
diferente a los demás.

© Encarna Romero (Barcelona)
derechos autor: 2368638

Amigos, amantes que se yo..


Sin ser nada
somos tanto
amigos, amantes que se yo
cordura, pasión, serenidad, locura.

Este amor callado
a la luz del sol
cantos, risas, palabras bellas
cuando llega la luna.

Besos bajo las estrellas
el mar por testigo
guardián de nuestros secretos
cómplice de frenéticos momentos.

Nos amaremos libremente
unidos por el mágico hilo de mil caricias
gozando cada instante
de esta ardiente fantasía.

Magda Lluna
©Derechos reservados

Tormento

¡¡¡¡ Ay que tormento
Sordo quisiera ser
No oír ese lamento
Juncias del río
Verde y azul de cielo
Grillo en la noche
Almaciga de sufrimiento
¡¡¡Ay que tormento
Ciego quisiera ser
Y no ver ese tormento.
©  Andres Ortiz Aguilera

8 de noviembre de 2014

Mundos de atrapada red

Otro misterio
envuelve mí vida,
meros socios
en nueva doctrina
callejón que converge
en despedidas,
calles angostas
de muy difícil salida,
dédalo de red
en que postulé
mi mente.

Querer cambiar
un crédito falseado
abrazos de una palmada
en la espalda,
trepadores que lamen
un falso hábito,
sin asimilar
quien escaló el peldaño,
apartándose de escalas
de valor.

Un ``falso sueño´´
… escribí en el teclado
un extraño amor
que no vi en la calles,
un decir te quiero
al aire del sin sentido,
falsa red que atrapa
… “faltos cariños”
falso Quijote...
que equivocó
las teclas.

Siempre existirá
“quien se enamore”
en teclas efímeras
faltos de amistad,
que idolatran rostros
de la inexistencia
incongruente perfil
“ficticio en realidad”

Almas honestas
que sacuden la red
también tiburones
de la insensatez,
impostor que cuela
en falso orificio
admitido amigo
sin saber quién es
¡Qué si no interesa
… lo eliminaré!

Red que se filtra
y permite escoger
amigos fieles...
y amor que pudiera ser,
preferiría mirarle a los ojos
… por una sola vez,
que si mucho me equivoco
su perfil palparé...
y su amor
sentiré.

*
Enrique Tamayo Borrás
Registro de propiedad intelectual.
© 2014 Safe Creative.1111260038388

7 de noviembre de 2014

Sabrás si estoy


Sabrás si estoy cuando sientas
una suave brisa por tu rostro
cuando sientas calor en tu piel,
cuando sientas tus labios húmedos.
Serán mis labios besando los tuyos.
Sabrás si estoy, si sientes un roce por
tu piel, me sentirás pero no me veras
Entrare cada noche en tus sueños,
en esos momentos serás solo mio.
Me sentirás cerca muy cerca
sentirás una sensación de deseo
de amar sin saber por que
Solo puedo estar en tus sueños
pero esos momentos serán especiales
solos tu y yo,
Cuando la luna nos ilumine veras mis ojos
de amor, veras mi deseo de amarte,
cuando la luna nos ilumine estaremos
amándonos como cada noche.
Ella sera nuestro cómplice,
ella guardara nuestro secreto,
Sera nuestro confidente de este
amor que aunque sea en sueños
es sereno a la vez pasional.

Autora Paquita Pedros Espinosa
España
Reservados los Derechos de Autor
POEMA DE MI LIBRO SENTIMIENTOS A FLOR DE PIEL

31 de octubre de 2014

El trigo


Trigo, pan, alimento y paja
Grandeza de los campos
Esperanza de quien te siembra
Esperanza para el mundo
De bocas desesperadas y hambrientas
Esperando el maná de de tu polvo blanco
Campiñas granadas al sol del medio día
Segadas con sudor y furia
De quien te siega y no te come
Sintiendo la campana del estomago vacío
Esperanza de una cosecha
Para engrandecer el arca, del corazón avaro
De quien te recoge y no te trabaja
De quien te come y no reparte
Brisa que mueve tus espigas
Al son de canto de la chicharra
Granando las espigas, de la cosecha deseada
Campos de trigo, hoy admiro tu grandeza
Y la comparo con la pequeñez del alma humana
Esperando recoger tú espiga, para enriquecerse.

©  Andres Ortiz Aguilera

30 de octubre de 2014

Cambios

 
Cuando mi mundo se me quedó pequeño
lo expandí y aumenté.
Cuando mi mente se hizo estrecha
la estiré y ensanché.
Cuando ya no me cabía el sombrero
lo tiré y pisoteé.
Cuando la tarta de queso con mermelada de arándanos
se me agrió
la vertí y deseché.
Cuando el camino se me quedó corto
me giré y me puse a correr.
Cuando mis zapatos ya no me llevaban
adonde yo quería ir
me los quité y bailé descalza;
aunque mis pies se entumecían,
se ensuciaban y me dolían,
me llevaban en la dirección
que yo pretendía seguir.

© Encarna Romero
derechos autor: 1410302425651

29 de octubre de 2014

Y la muerte espera


El paso de la guadaña
espera incansable
en cada amanecer,
al acecho del reloj
que avanza sigiloso.

Un segundo
y se para el tiempo,
en la soledad
de un triste momento.

Su clara presencia, triunfa en
el equilibrio del aislamiento,
abrazando al imperfecto
y llenando de esperanza
precarios lamentos.

© Nuria de Espinosa

Mariposas grises en la noche


La noche te absorbe.
Te arrastra a sitios desconocidos,
trillados por tu propio ser,
un día cualquiera
en el mundo del nunca jamás.

La noche te envuelve
y te acuna en su silencio.
Te canta mudas canciones
de sentimientos olvidados
y perdidos por siempre jamás.

La noche te penetra
y te parte el alma en dos.
Las emociones escondidas
vuelan como grises ocultas mariposas
donde no las verás nunca jamás.

© Encarna Romero

27 de octubre de 2014

La intriga de tu ser

Escalé la pared
de tus tiempos__
antagónico peldaño
de un eterno deseo,
viciado delito...
ser sentina de amante,
al beber el designio
de mi coraje.

Embriagué la intriga
de un dictado deseo
y salté de tirabuzón
en bordes yacientes
de mis anhelos.
“Besé de la dulce sien
de tu intención”
y sigiloso escalé
sin fuerza ni descanso.

Subí a tus cimas
en aterrado trapecio,
monté campo base
en tu impronta locura,
y convertí el astuto pícaro
en loco seductor.

Me moví en el más
impaciente deseo,
siendo el único perdedor
sin coronar mi cima.
Ardua capitulación
el agotar el ritmo ingrávido
de mi andadura.

Excarcelé mi recreo
en sábana desabrida,
y me animé a remar
en la lágrima de la luna.
¡Translúcida luz...
de invulnerable reflejo!
Al recorrer el flujo
de tu intimidad.

… Pero al fin coroné
mi lóbrego destino,
y dejé de ser...
la intriga de tu ser.

*
Enrique Tamayo Borrás
Registro de propiedad intelectual.
© 2012 Safe Creative.1111260038388

26 de octubre de 2014

Vestida de esperanza


Hoy despertó distinta
mirándose al espejo
sonrió al verse aún bella
se acabó tanta apatía.

Llegó el momento de renacer
ni una lágrima más por él
ese hombre que pisoteó su autoestima
y la dejó tirada cual muñeca rota.

Abre la ventana
el aire huele a paz
el mundo tiene otro color
atrás quedó el mal sueño.

Vestida de esperanza
resurge la mujer que habita en ella
con la fuerza de un huracán
una nueva vida comienza.

Magda Lluna
©Derechos reservados

25 de octubre de 2014

Tormento



¡¡¡¡ Ay que tormento
Sordo quisiera ser
No oír ese lamento
Juncias del río
Verde y azul de cielo
Grillo en la noche
Almaciga de sufrimiento
¡¡¡Ay que tormento
Ciego quiera ser
Y no ver ese tormento

© Andres Ortiz Aguilera

24 de octubre de 2014

Espuelas de la vergüenza

Arrinconada soledad
de la existencia
agazapada vergüenza ajena
… me corroe,
dolor cubriendo
los ojos de la ignominia,
infamia de dolor
e inexistencia de culpa
rebeldía hipócrita
frente a un estigma.

Señal marcada
de “un mundo sin dolor”
tratando de pasar
capotes a la ignorancia,
sumar más puntos
“sobre los demás”
creyéndose valedor
de la única verdad,
estimación vana e ínfula
… del “yo más”

Despreocuparte de
“pensamientos de dolor”
creyente de paja
sin atisbo de la realidad
Adorado ególatra
en espuelas de altanería
triste realidad...
que lloran desprotegidos
al llenarse las bocas
de una sucia verdad.

Recoger la única
“certeza de interés”
Qué tu equipo...
sea valedor del mundo.
Ciego telediario
en hambres del despego
spot de fragancias
de hipócrita pestilencia
eructos de saciedad
en una triste sociedad.

Así es y así será...
la “triste realidad”
girar la cara...
a chabolas de eternidad,
fatuidad de necios
de acumulados ocios.
Espuelas arañando
niños del lagrimal
en el consuelo
de una esperada bondad.

*
Enrique Tamayo Borrás
Registro de propiedad intelectual.
© 2012 Safe Creative.1111260038388

23 de octubre de 2014

El búho

 
Hace tres noches ya, ululaba un búho.
En medio de la oscuridad y bajo una
amarillenta luna de cuarto creciente.
¡Qué lánguido y misterioso quejido!
Pájaro amigo de la noche profunda,
confidente de los misteriosos astros.
Pájaro libre, dueño y señor de los
árboles donde descansan de sus
afanes las demás aves diurnas.
¿A quien añorabas, amigo?
¿Llamabas a alguien, tal vez?
¿Por qué te lamentabas?
O, quizá, sólo cantabas para mí...

© Encarna Romero

El Rey costalero


Nació sin quererlo costalero,
tendría encima de su hombro,
el peso del mundo entero.

Tan sólo era un hombre bueno
que despertó la envidia y el miedo;
El miedo en el rico y el poderoso,
que lo condenaron sin un juicio previo.

Con espinas que no eran de oro,
como un gran Rey fue coronado;
Con clavos y dos maderos
terminó como ladrón crucificado.

Lloraron cuando fue sepultado,
tantas lágrimas que lo desvelaron,
más nuca salió para verlos,
pues sólo era un hombre,
un hombre bueno.

Fue el Rey costalero.

© Ramon Gaspar Escoda

22 de octubre de 2014

Olas que vienen y van


Unas campanas al viento
Una sombra del pasado
Una realidad presente
Una rosa con espinas
Escarcha en la madrugada
Calor quemando la piel
Son amores que pasaron
Los que nunca han de volver
Ilusiones que se fueron
Consejos que no escuché
Olas que vienen y van
Son los cantos de sirena
Que se pierden en el mar
Arenas que trae el agua
Después se las llevará
Esperanzas que se pierden
Y nunca más volverán.

© Andres Ortiz Aguilera