¡Anímate a participar! y a difundir tú obra abriéndote las puertas al mundo. A mayor número de participantes, mayor número de visitas y más difusión tendrá la obra aquí publicada. Para entrar a formar parte de esta casa, es tan fácil como leerse primero las normas del blog y participa en el blog.

17 de octubre de 2014

Cartas que no te mandé - Reto 2


Que lento transcurre el tiempo en este viaje, tal vez sea el mismo tren que me llevó a aquel pueblo de mar alguna vez, que lento pasa el tiempo en este viaje, que largos se me han hecho estos diez años, mi espera ha terminado, ya hace muchos años que el corazón me dice que es imposible que un día regreses, te perdí para siempre, no evité que te fueras, yo te dejé escapar, y regresé a buscarte y ya no estabas. Hoy se terminará aquella historia que tú olvidaste hace ya mucho tiempo, la historia de un amor que tú ya no recuerdas.

He vuelto a caminar nuestro camino, parece mentira tantos años, y he recordado cada paseo, cada fuente, cada parque y cada placeta, hasta llegar aquella calle sin salida, la más bonita, la más pequeña, aquella calle donde te perdí, dónde hacíamos el amor en nuestro nido, dónde ya no estás y donde nada me espera.

Sí, a veces el amor nos llega tarde, y lo dejamos pasar cómo a los trenes, le hacemos tanto daño, que parece que hayamos jugado con él. Empecé una partida y no supe jugarla, la otra la perdí. 

Nuestra playa estaba triste, el cielo gris, y la arena no parecía la misma en la que enterrábamos nuestras manos para que nuestros dedos se rozaran sin que nadie nos viera. He abierto un agujero en la arena, en el mismo sitio, donde nos sentábamos, y he enterrado todo lo que tú me regalaste, quizás mañana me arrepienta y vuelva a buscarlo, pero sé que no estará porqué el mar ya habrá borrado nuestras huellas y habrá recuperado aquel tesoro que un día le robaste para mí. 

Este tren de regreso me aleja más de ti, porque hoy ya no me queda nada para volver allí, sólo tu nombre, pero no he podido enterrarlo en esa arena, no he podido arrancarlo nunca de mi corazón, se quedó aferrado para siempre, y a veces, aún busco ese silencio que sólo me permite escuchar sus latidos, esos latidos que siguen susurrándome tu nombre. 

© Maria Plana.

2 comentarios: