¡Anímate a participar! y a difundir tú obra abriéndote las puertas al mundo. A mayor número de participantes, mayor número de visitas y más difusión tendrá la obra aquí publicada. Para entrar a formar parte de esta casa, es tan fácil como leerse primero las normas del blog y participa en el blog.

6 de enero de 2015

Rodar en la soledad...

Apática y fría
noche de perros
al desvelar las horas
de una oscura verdad,
recorrió por mi cuerpo
como una congoja,
como una fina lluvia
empapada de frialdad,
y de acompañante pasaje
su ingrata soledad.

Sombra sola e inhóspita
atrapada y desprevenida
aliada de intransigencia,
hermanastra sin rostro
de un retrato sin alma,
pasajera sacia y cruel
de frenada alegría,
de melancólica soledad.

Callado indicio
que carcome mi sien,
huésped de un peso
alojado en mí ser,
falto de compañía
fue copiloto del destino
en el ocupado asiento
de invisible soledad.

No hubo soledad desértica
ni paisajes sin espejismos
ni hubieron andenes
sin pasajes en espera,
ni hubo luces lejanas
que despierten soledades.
Nauseabundo espectro
del incierto amanecer,
como alba de realidad
la ingrata soledad.

Oportuna lluvia
que te dejó escapar,
soledad que intima
de mirada perdida
de nulo y oscuro pasaje
como luces que alejan
de furtivas compañías,
murmullos que insinúan
espejos de la conquista
en repetida soledad.

Solo deseos
de un triste rodar
… solo sueños
de la monotonía,
en la sola y repleta ciudad,
… y terminar sin importar
ni a la ingrata soledad.
*
Enrique Tamayo Borrás

Registro de propiedad intelectual.
© 2012 Safe Creative.1111260038388
Barcelona, España.

1 comentario: