¡Anímate a participar! y a difundir tú obra abriéndote las puertas al mundo. A mayor número de participantes, mayor número de visitas y más difusión tendrá la obra aquí publicada. Para entrar a formar parte de esta casa, es tan fácil como leerse primero las normas del blog y participa en el blog.

28 de febrero de 2015

Andulucia


Buenas días andaluces
Gente abierta y española
Pero llevando en la sangre
El color de su bandera
Verde y blanca, blanca y verde

Granada huerta y olivos
Nuestra tierra y García Lorca
Málaga, yo que te digo
Eso lo dice tu historia

Sevilla es la embajadora, ahí es nada
Tu río nace en Jaén corre por sus olivares
El que recibe en sus brazos a los ríos de Granada

Por Huelva llegan al mar
Por estas tierras del sur
Cádiz le canta a la vida
Y al sentimiento andaluz

Córdoba es la luchadora
Hasta llegar Almería
Formando esta tierra hermosa
Que se llama Andalucía

Que nadie nos de lecciones
De trabajo y honradez
Y de luchar por la vida

Yo ya tengo muchos años
Pero me quedan reaños
Para pregonar al mundo
La valentía de sus hombres
La honra de sus mujeres
La dignidad que merecen todos sus trabajadores

En el día de Andalucía
Recordemos con orgullo
Quien defendió sus colores

A ese padre Blas Infante
Y esos hombres y mujeres
Los que perdieron su sangre

Defendiendo los valores
De quien levantó esta tierra
Que para orgullo de todos
Nos cubre nuestra bandera..

©  Andres Ortiz Aguilera

24 de febrero de 2015

El Paisaje de la madurez


Aquí donde agudizo mis sentidos en una profunda reflexión
un inquieto aislamiento me acompaña,
el segundero triunfa sin pausa
y la tonada del tic tac, ronca se desplaza.

Mi cuerpo bosteza perezoso, tropiezo con el silencio
y mis pupilas se retraen si un rayo de luz las ilumina
¿A la espera de qué? Me pregunto,
al pensar que la vida pasa casi en un instante
y los años cumplen su cometido
dejando arrugas profundas en mi rostro,
donde una vez deslumbró la juventud y brilló la sonrisa.

Todo parece superficial junto a la factura del tiempo,
dilatando el corazón que por momentos envejece
y se involucra en la turbulencia de este mundo inexpresivo.
¿Y qué argumento tiene el vivir?
Si el poeta con sus versos, describe la vida en su justa medida
¿Y el amor, dónde queda el amor?
Parece un espejismo tardío,
o quizás una estrella que ensombreció su resplandor.

Un verso solitario oprime mi garganta
la razón, consigue tomar su último aliento
como un soplo en un recóndito suspiro
y camino serena y convencida
hacia la madurez, en el difuso viaje de la vida.


3er premio en poesía del XI Certamen de poesía y narrativa Josep Ferrer y Domingo 2013
© Nuria de Espinosa

19 de febrero de 2015

Sacadme de esta caja de zapatos


Yo no podía moverme
en aquel cuadrado tan pequeño.
Mientras más se ensanchaba mi mente
más se encogía el cubículo.
Cuanto más conocía
menos cabía.
Las costuras se rompieron,
los botones saltaron.
Ya no hay rectángulos,
ni círculos
y tampoco triángulos,
donde pueda caber.
Mi alma se ensancha
y flota...
No hay chirriantes puertas
capaces de atraparla,
ni angostas ventanas con oxidados cerrojos,
que le cierren la visión.
La Infinita Eternidad se cuela
por los estrechos agujeros
de la caja de zapatos.

© Encarna Romero (Barcelona)
derechos autor: 3181801

Poema #2

Son bellezas de la tierra
Este, oeste, norte y sus
No hay jardines en el mundo
Como los que tienes tú

© Andres Ortiz Aguilera

Poema #1

Naturaleza bendita
La tierra el aire y el mar
El este, oeste, norte y sur
No hay jardines en el mundo
Como los que tienes tú

© Andres Ortiz Aguilera

ATADA


Atada me siento a ti
de pies y manos
sin poder ni querer desatarme,
atada a tu amor quiero seguir.
Pero no quiero tener atados
mis labios para poder besarte
ni mis manos para poder acariciarte.
Quiero seguir atada a tu corazón
y que nunca me dejes escapar
como yo no lo haré de ti
me siento unida a ti.
Y me siento feliz
atada me siento a ti
y así quiero seguir.

Autora Paquita Pedros Espinosa.
España.
Reservados los Derechos de Autor.
Poema de mi libro: Sentimientos a Flor de Piel

Espíritu de roble, viejo.

18 de febrero de 2015

Mi colcha de retales


Todas estas cosas que me rodean
hacen parte de mi mundo:
nuevas o viejas ventanas,
abiertas o cerradas,
anchas o estrechas;
alargadas y antiguas puertas
que crujen al cerrarse;
nuevos portones
abiertos de par en par,
invitándote a pasar sin más.
Ropas limpias y tendidas
que se agitan, como locas,
por el viento.
Vecinos tan cerca
y siempre tan distantes...
los unos de los otros.
Personas, árboles, pájaros,
perros, insectos,
ruidos y colores.
Todos son pequeñas piezas
de mi entramado
rompecabezas.
Todos son variadas estrellas
que giran en mi universo personal.
Nubes que pasan ligeras,
hojas que caen sin prisa,
astros que brillan en el cielo nocturno,
lluvias que van o que vienen,
eléctricos rayos que se descargan,
truenos que bombardean el cielo.
Todos son trocitos
de la colcha de retales
de mi vida.

Encarna Romero (Barcelona)
derechos autor: 3172291

12 de febrero de 2015

Atardecer sin fin...


Atardecer mágico, sol caído que adormece
girasol que languidece su erguido talle

Amor decadente, pálida tez de brisa hiriente
cantil de mar, saliente firme y doliente

Árbol acogedor... trinar de ramas ardientes
motrices levas paradas, dormitar de savia perenne

Lejano barco del deseo, horizonte inalcanzable
persigo el ocaso, alejándolo cuando estiro de tu brazo

Atardece besos ansiados, amor ebrio afortunado
acariciada orilla, calma de mar, balsa de húmedo beso

Ínfima gota, afluente de lágrima, rió de sentimiento
desembocadura de labio, delta de sedimento eterno

Atardece en verdes hojas caídas, presagio devenir...
corto amor... inmadura juventud, en tardío destiempo

Niebla que silencia en espeso sueño... cerrojo silencio
callado abandono, herida que escuece... sal de tormento

Camino de despedida, testigo de atardecer de huida
privadas caricias... saciar de amores en deserción

Atardecer de arco iris, esperanza de calmada presencia
viento cálido... secando lágrimas de tormenta

Embarcadero de la razón, amor de fruto maduro...
corroído timón de viejo casco... amarre de corazón

Alba que torna oscura, reflejo intimo, acogedora luz de faro
*luciérnaga* que preciso hallar... en la noche oscura

"Incandescencia de Luna" como tú ¡No habrá ninguna!
menguante o creciente "siempre llena” la noche oscura

Crepúsculo de Dioses, verdadera y mágica aventura
cueva de murciélagos que huyen de tu luz divina

Atrás quedaron atardeceres... insinuantes de caricias
"noches de ensueño" de deseo... que llenó de placer la luna

Atardeceres de playa... noches de suave almohada
sedas de piel, metamorfosis de mariposa oscura

Amor de arena blanca, como de blanca se viste la luna
morena de arena clara, rebozado reflejo... de luz divina

Atardeceres que continua la noche... caudal de amores
albergue de polizón, escondido seductor de la ilusión

Tarde oscureció... en atardeceres de cortas madrugadas
en amor de "luna Llena" en amores de alboradas

Duermo en silencio... en sueños de atardeceres
en amores... en noches... en lunas

En el amor... sin ninguna duda

*

Enrique Tamayo Borrás
poemas-tardios.com
Registro de propiedad intelectual.
© 2013 Safe Creative.1111260038388
Barcelona, España.

9 de febrero de 2015

Sentidos sin sentido



Veo ese ojo monstruoso que se devora a si mismo.
Miro esa alargada boca que me mira entre dientes
corroídos por miles de palomitas de maíz.
Me aterroriza esa arrugada oreja
que huele mis perdidos pasos.
Vago incesantemente por un desierto
encharcado de mil espejismos.
Huyo de esa ancha nariz
que toca mis pensamientos verdes
y los hace madurar de improviso.
Me escondo de esa grotesca piel
que me huele, me persigue
y se deshace en grises escamas
endurecidas y malolientes.
Camino perdida en el mundo de los sentidos,
sin sentido,
donde nada es lo que parece
y nada de lo que parece es.

© Encarna Romero (Barcelona)
derechos autor: 3219769

8 de febrero de 2015

Te amaré como solo es capaz una mujer


Te amaré
como solo es capaz una mujer
con la misma fuerza con que las olas del mar
golpean las rocas.

Con la ternura de mis besos
viajarás a un mundo de deseos
dibujando con tus dedos
el mapa de mi cuerpo.

Embriagándote con mí esencia
impregnando tu vida de pasión
con mi loca alegría
robaré tu cordura.

Junto a mi serás
nuevamente el adolescente de ayer
correteando de mi mano
por las praderas de la ilusión.

Magda Lluna
©Derechos reservados

6 de febrero de 2015

Un nuevo despertar


Entiendo que mi alma ha despertado, a una vida sin sentido,
mi mente ordena calma y control a mis sentidos,
es una señal que deduzco, de un terminado desatino.

Mi garganta ya no suspira, ni mi voz se quebranta
ya no soy prisionera, ni de tu amor ni de tus palabras.

He recobrado la firmeza de una vida deteriorada
como un sueño que te despierta y te enseña, una puerta opuesta.

La ilusión, ilumina mi camino y no doy tregua a mi destino,
aprendí que la vida merece la pena, y que el dolor pasa,
y enciende una nueva estrella, cuyo apodo se llama, esperanza.

© Núria de Espinosa

2 de febrero de 2015

Agridulce néctar


Del alma angustiada del poeta surge el néctar.
Algunas veces dulce como la miel
que vigoriza y hace soñar.
En ocasiones, refrescante como lluvia de verano
que fluye con levedad ante los ojos del lector.
Otras veces, entretanto, amargo como la hiel:
hace reflexionar, suspirar y hasta llorar.
Cual pozo profundo y oscuro,
su ser se busca a si mismo.
Incansablemente,
abre y cierra los cajones de su mente.
Aquel que juega con las palabras
se quema como si de fuego se tratara.
Se ahoga en aguas profundas.
Enloquece en el paraíso perdido,
en el jardín de las flores de mil colores;
vaga en busca de respuestas
sin ninguna pregunta concreta.
En ese oculto vergel, las voces
y las palabras juegan al escondite,
huyendo de él... una y otra vez.
El néctar ha de brotar, sea como sea,
o el poeta morirá en su desierto interior.

Encarna Romero (Barcelona)
derechos autor: 3167597

Fríos silencios...


Escondido silencio
de impávido invierno,
cala el frío, sopla el viento
y en sus campos dormita
la marmota y el sarmiento,
y en el árbol... silencio
y el lirón durmiendo.

Por la vereda me acerco
a éste, mi humilde pueblo,
calado de frío, silva el viento,
y como el viejo que duerme
avivo el fuego de mis sueños,
en los troncos que mueren
por ascuas ardiendo.

No es de frío...
que muera el silencio
bajo el témpano del alba,
es de piel de ceniza su frente
del trabajo y de la infancia
del surco y de la azada.

Humilde silencio
en sus viejos inviernos,
ventisquero en las sienes
clarividencia de nieves.
Y a la luz de la lumbre
… le escucho cantar:
¡Volverán ``golondrinas´´
que lejos están!

¡Qué el silencio despierte!
¡Qué el lobo, marche!
y afane el zorro su duda,
¡Qué el viento, la lleve!
y en el grito que emerge
… brote verde el olivo
y vuelva verde la nieve.
*
Registro de propiedad intelectual.
© 2014 Safe Creative.1111260038388
Barcelona, España.